Prevención

Higiene bucal

Una buena higiene dental es fundamental para evitar problemas y enfermedades relacionadas con los dientes…

En lo referente a los niños, en la Clínica de la Dra. Eva Ventura pensamos que es fundamental acostumbrarlos desde muy pequeños a cepillarse y cuidarse los dientes.

Para ello se puede hacer de la higiene dental un momento divertido, como cepillarse los dientes junto con los mayores.

Para ayudar a sus hijos a proteger sus dientes y encías y así reducir el riesgo de formación de caries, es importante seguir unos pasos:

- Cepíllese los dientes por lo menos dos veces al día con una pasta de dientes .

- Utilice hilo dental, cuando tenga la edad indicada, diariamente para eliminar la placa que se deposita entre los dientes y debajo de la encía, evitando que se endurezca y se convierta en sarro.

- Use enjuague bucal antes o después de cepillarse los dientes.

- Elija una dieta adecuada, evitando el consumo de almidones y azúcares. Cuando ingiera estos alimentos, trate de hacerlo con la comida y no entre comidas.

- Utilice productos dentales que contengan flúor, incluida la pasta de dientes.

- Lleve a sus hijos al dentista para realizarles revisiones periódicas.

Como el niño debe cepillarse los dientes

Es importante supervisar el cepillado de sus niños hasta que dominen estos simples pasos:

1. Utilice una pequeña cantidad de pasta de dientes (del tamaño de un guisante). Asegúrese de que sus hijos no se traguen la pasta de dientes.

2. Con un cepillo dental suave, cepille primero la superficie interior de cada diente, que es donde más se acumula la placa. Cepille suavemente de posterior a anterior.

3. Limpie las superficies exteriores de cada diente. Coloque el cepillo en ángulo respecto de la encía exterior. Cepille suavemente de posterior a anterior.

4. Cepille la superficie de masticación de cada diente. Cepille suavemente de posterior a anterior.

5. Utilice la punta del cepillo para limpiar la parte posterior de los dientes anteriores, tanto superiores como inferiores.

6. Por último debe cepillarse la lengua para eliminar los residuos y bacterias que contiene.